Este dúo que se ha ganado un lugar en la historia de la música en nuestro país serán padrinos del Festivalino 2020. Dos chicos de barrio, dos compañeros de colegio, dos amigos que iniciaron juntos un viaje que continúa después de quince años. Andrés Morales Troncoso y Lucas González Gómez (Cádiz, 1982), pueden sentirse orgullosos del camino recorrido.

Andy y Lucas participarán en la tradicional plantación de árboles del Festivalino, que tendrá lugar en Pescueza el 29 de marzo y cantarán a continuación alguno de sus temas conocidos.

Sus canciones se han convertido en la banda sonora de una millonaria legión de seguidores en España y en Latinoamérica. El mérito va unido a la dificultad.
Toda historia tiene un principio. Y la de Andy y Lucas comienza en un instituto. Allí surgió la idea de formar un grupo. De forma espontánea e inesperada. Aunque Andy sí había cantado en una banda juvenil, que llegó a actuar en televisión, los dos amigos se volcaban con otras pasiones, el carnaval y el fútbol. Lucas podía haber tenido una carrera como futbolista. Su padre, que jugó en Primera, está convencido de ello. Lejos estaban entonces de saber aquellos adolescentes que la música les uniría para siempre. Sus recuerdos nos llevan por las diferentes estaciones recorridas hasta llegar a un destino insospechado: un disco de éxito mundial.

Antes de ser un dúo exitoso acontecían tiempos de ensayos después de clase, de conciertos a deshoras, maquetas sin respuesta, trabajos temporales… Las ilusiones convivían con las frustraciones. La rendición llegó a ser una opción. Hasta que el destino decidió cambiar el guión. Dos chicos de barrio se convierten en estrellas. Así empezó el viaje. Del aula al cielo…

El fenómeno Andy y Lucas se extendió con rapidez vertiginosa por todo el país y Latinoamérica. El éxito del dúo se basa en sus voces y letras. Al principio, compuestas en exclusiva por Lucas. Su crecimiento musical resulta asombroso. Canta, toca la guitarra, el piano, el cajón y compone sin aprendizaje ni formación previa. Una de esas canciones dispara su popularidad. ‘Son de amores’ es el tema que abre las puertas del triunfo y de la fama. Nace de una historia tan real como repetida. Un desengaño. A esa edad el amor ocupa el primer puesto en la escala de valores. Sus baladas se convierten pronto en imprescindibles para millones de jóvenes.

Doce millones de personas han visto en directo a Andy y Lucas en sus más de 1000 conciertos repartidos por todo el mundo. La fusión de estilos y de voces les convirtió en únicos.

Seguidores repartidos por toda España y por todo el mundo de habla hispana. Con una lealtad inquebrantable hacia un dúo que ha llenado su vida de emociones.

Deja un comentario