La programación del viernes 23 de octubre del Festival de Teatro de Badajoz está especialmente dedicada a los niños con la representación de El gato y la golondrina, de la compañía portuguesa Teatro de Noroeste – Centro Dramático de Viana. Escrita en portugués de Brasil para un público familiar basado en el cuento de Jorge Amado O gato Malhado e a andorinha Sinhá.

La función comienza a las 18:00 horas en el teatro López de Ayala, con un precio especial para niños menores de 12 años de 2 €. El resto de las entradas tienen importes que oscilan entre los 15 y los 6 €, con descuentos especiales para pensionistas, desempleados, profesionales del teatro y miembros de FATEX.

Tiago Fernandes dirige la función que está interpretada por Ana Perfeito, Alexandre Calçada y Elisabete Pino. Una obra que plantea una reflexión sobre un mundo repleto de prejuicios, desigualdades, injusticias e incomprensión.

Más información

Una historia de amor insólita entre un gato, considerado como la criatura más egoísta y solitaria de los alrededores, y una bella y gentil golondrina. Con la duración de cuatro dulces estaciones, el improbable romance entre las dos criaturas sobrevive a las críticas sociales, a la diferencia de edades, de raza y a las diferencias de carácter entre ambos.
Un amor imposible. Es la historia que la Mañana le regaló al Tiempo para ganarse una rosa azul: Así empieza este cuento .

El Tiempo le había prometido a Mañana una rosa azul si la historia que ella le contaba era buena. Fue una historia de amor entre el gato Malhado y la golondrina Sinhá. Era un gato viejo, malhumorado y muy malo. Un día, todos los animales del parque huyeron del gato, pero una joven golondrina permaneció en la rama de un árbol. Tuvieron una breve charla. Desde entonces, el gato solo pensaba en la golondrina y viceversa. Una mañana paseó por el parque y sus pies lo llevaron a la casa de la golondrina. Allí, todos los días se reunían para pasear y hablar. Al final del verano, el gato le dijo que se casaba con ella, a lo que respondió que las golondrinas no se casaban con los gatos. Después de eso la golondrina desapareció.

Algún tiempo después, ya en otoño, el gato se enteró de que la golondrina iba a casarse con el ruiseñor. Desde entonces, el gato está triste y de mal humor. Indignado, mató a algunos de los animales que habían iniciado los rumores.

En invierno, la boda del ruiseñor y la golondrina puso aún más triste al gato y este decidió caminar hacia el fin del mundo. Vio a la golondrina por última vez en la boda, ella también se percató de que estaba allí. Había tristeza en ambos, ya que la golondrina también amaba al gato, pero se había visto obligada a casarse con el ruiseñor. La golondrina dejó caer un pétalo de rosa de su ramo sobre el gato, que colocó en su pecho, como una gota de sangre. Cuando el gato se fue, el pétalo brilló y lo envió al fin del mundo.
Así, la mañana, recibió la rosa azul del tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here