El Consejo de Gobierno ha autorizado la contratación para la organización del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida así como también ha declarado Bien de Interés Cultural a diferentes monumentos extremeños

El Consejo de Gobierno ha autorizado al Consorcio Patronato del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida para celebrar el contrato del servicio de dirección, programación y dirección artística y técnica, así como la gestión, ejecución y liquidación de todas las actividades a realizar para la organización de la edición anual del mencionado Festival en el Teatro Romano de la capital extremeña.

El presupuesto base de licitación será de 5.808.000 euros (IVA incluido) para un período de dos años, desde el 1 de enero de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022, prorrogables por otros dos ejercicios.

Bien de interés cultural

Además de este asunto, el Ejecutivo ha acordado declarar como Bien de Interés Cultural a monumentos y conjuntos monumentales de la Comunidad Autónoma: la iglesia parroquial de Santa Catalina, en Romangordo, la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, en Miajadas, y la zona arqueológica, los menhires de la cuenca del Ardila, en los términos municipales de Valencia del Ventoso y Fregenal de la Sierra.

Por lo que se refiere la iglesia parroquial de Santa Catalina, en Romangordo, destaca en este edificio su excepcional techumbre artesonada mudéjar que constituye uno de los ejemplos más relevantes de este estilo artístico en Extremadura. Los orígenes de la iglesia datan del siglo XIV, con ampliaciones en los siglos XV, XVI y XVII.

Presenta en su interior una única nave, con cuatro tramos separados por grandes arcos de medio punto, que sustentan la cubierta formada con artesonado mudéjar de otros cuatro paños. Esta techumbre artesonada, conservada íntegramente y que cubre toda la nave y el presbiterio, es uno de los ejemplos más destacados del estilo mudéjar en Extremadura.

En cuanto a la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, en Miajadas, se trata de una construcción de gran valor histórico-artístico. Su origen se sitúa en torno a 1348 aunque el edificio conservado es posterior. Así, las fases constructivas se desarrollaron, principalmente, desde el siglo XV hasta el XVII, y también durante la segunda mitad del siglo XX.

La zona de más valor del inmueble es la nave que corresponde a la obra original del siglo XVI y destaca por su gran amplitud. Esta nave de cuatro tramos, separados por arcos fajones apuntados, está cubierta por bóvedas de crucería, de terceletes. A los pies del inmueble se sitúa el coro. Tres arcos de medio punto que apoyan sobre pilares conforman el mismo, con bóveda de arista. Su balaustrada es de madera. Próxima, en el muro de la epístola, se sitúa la capilla bautismal, cubierta mediante bóveda de cañón de cantería. La capilla se cierra mediante reja de madera.

La zona arqueológica, los menhires de la cuenca del Ardila, en los términos municipales de Valencia del Ventoso y Fregenal de la Sierra, está integrada por un conjunto de seis piezas monolíticas de granito (menhires), que son conocidas como El Rábano, El Lagarto y Fuente Abajo (en el término municipal de Valencia del Ventoso) y La Pepina, La Palanca del Moro y Tres Términos (en el término municipal de Fregenal de la Sierra).
Los menhires de la cuenca del Ardila guardan una cierta homogeneidad. Están fabricados en granito, tienen una altura que oscila entre los 1,65 metros del menhir de La Pepina a los 4,15 metros de altura del menhir del Rábano. La anchura aproximada de estos menhires es de 0,52 a 1 metro.

Deja un comentario